Hubo una vez.

Vincent Caccioti - Physical prision.

Vincent Caccioti – Physical prision.



Hubo una vez un hombre que todo volvía ceniza.
Yo ardía con él.

Hubo una vez una mujer que todo lo hacía caminos.
Yo me hacía caminos dentro de ella.

Hubo una vez mil mareas golpeando mi cuerpo,
cada marea era un grito de sed.
Más allá de todo estabas tú.
Naciendo.
Eras tormenta.

Hubo una vez mil días lamiéndome la espera,
cada día era un pasado quemándose.
Mas allá de todo estabas tú.
Naciendo.
Eras horizonte.

Hubo una vez un hombre que sabía cómo comenzarme.

Hubo una vez una mujer que sabía cómo continuarme.

Hubo una vez un hombre que sabía cómo encontrarme.
Me nombraba dibujándome las cejas.
Yo cerraba los ojos.

Hubo una vez una mujer que sabía cómo hacerme la piel,
me la tejía con su boca ensartando besos.
Yo cerraba el tiempo.

Hubo una vez una boca.
Todo se derrumbaba cuando me nombraba.
Era un temblor que me sabía.

Hubo una vez un silencio.
Todo se pintaba de suspiro cuando le miraba el rostro.

Hubo una mirada que me buscaba.
Me descubría los colores.
Yo me diluía entre sus dedos.

Hubo una razón que me surcaba.
Me acomodaba los futuros.
Yo me dormía entre sus hojas.

Hay un hombre que me adivina la mirada,
mientras naufraga en mis ojos.
Por él camino y habito abismos.
Porque con él sé vivir.

Hay una mujer que me está mirando las letras
mientras me abraza desde la espalda.
Por ella escribo y canto, porque no sé morir.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: